La carpintería en el imaginario colectivo

woodworkEl origen de la carpintería se remonta prácticamente al origen del hombre sobre la Tierra, cuando tomaba los elementos de la naturaleza para transformarlos en algún producto que le resultara útil para la satisfacción de sus necesidades básicas: comer, protegerse del clima o resguardarse.

En el imaginario colectivo, el oficio del carpintero es uno que está presente de manera más generalizada, bien sea porque cualquier persona recuerda a José, esposo de la virgen María, cuyo oficio era precisamente carpintero. Mientras que en el imaginario infantil se asocia al carpintero con la elaboración de juguetes, gracias al popular y mundialmente conocido carpintero Geppeto y sus muñecos de madera.

En ambos casos resalta la entrega amorosa de cada carpintero a su oficio para que cada producto que salga de sus manos tenga la calidad requerida. Y esto es algo que no ha cambiado con los años ni con el avance tecnológico. El carpintero continúa siendo básicamente un artista entregado a la idea de diseñar y crear un mueble que imprima utilidad o belleza a algún espacio.

La carpintería es el oficio -o el arte para algunos- de transformar la materia prima que proviene de la naturaleza (en este caso la madera) en objetos que resulten de utilidad en el hogar o para las personas. Entre los productos que resultan de este trabajo están: muebles, juguetes, escritorios, camas, marcos para fotografías, puertas y cuadros, topes de cocina, casas de madera, entre otros. Y carpintero es cualquier persona que se dedique a este hermoso trabajo, ya sea de manera individual en su propio taller (donde de manera general el carpintero también es creador del diseño), o formando parte de una gran empresa en la que, por lo general, se separan los departamentos de diseño y elaboración.

Un oficio derivado de la carpintería es la “ebanistería”, siendo la gran diferencia que ésta se dedica a la elaboración de muebles con características mucho más decorativas que utilitarias.